La música pop ya no es música

Hoy voy un paso más allá y voy a reflexionar sobre un género que, poco a poco, ha ido evolucionando hacia otra cosa muy distinta a lo que empezó siendo y, por eso, lanzo la pregunta:

¿Es la música pop música?

La evolucion de un estilo que se ha alejado de la musica

La música y sus diferentes géneros, siempre son tema de conversación para melómanos y entendidos, hay tantos géneros y subgéneros que sería imposible dejar de debatir sobre cuál es mejor o peor.

Uno de los debates más encarnizados ha sido siempre el de la música electrónica, mucha gente mantiene que, la electrónica, no es música, otros defienden que si lo es…

Personalmente ya di mi visión sobre este peliagudo tema, en este artículo que te recomiendo.

Hoy voy un paso más allá y voy a reflexionar sobre un género que, poco a poco, ha ido evolucionando hacia otra cosa muy distinta a lo que empezó siendo y, por eso, lanzo la pregunta:

¿Es la música pop música?

Para iniciar esta reflexión, quiero aclarar que, evidentemente es música, es una combinación lógica de sonidos respetando principios de armonía, melodía y ritmo, pero, sinceramente, no creo que una canción pop pueda sustentarse, a día de hoy, sin otro medio audiovisual que refuerce la idea sobre la que se hace música.

La música pop siempre se ha apoyado en la imagen para vender, no es ninguna casualidad que todas las estrellas pop sean guapas, rubias, delgadas, y ellos sean unos seductores rompecorazones, con una imagen impecable que queda perfecta en la portada de un álbum hecho a medida para él.

Todo esto no es algo nuevo, es algo que se inició con la MTV, la televisión de la música hizo que pudiéramos ver a nuestros cantantes favoritos y, estos, pasaron a ser, además, actores de los videos. Empezaron poco a poco a ser iconos de la moda de una manera diferente a lo que habían sido hasta entonces, y empezaron a usar el videoclip como medio de expresión, creando un producto totalmente diferente a lo que es la música en sí.

Michael Jackson o Madonna son claro ejemplo de como la MTV fue el germen de la destrucción del pop como, solamente, un género musical. Videoclips como Thriller o Like a virgin, se apoyaban en el apartado visual tanto como en el musical, el mensaje se repartía entre los dos apartados a partes iguales, aun así, la música se podía escuchar por si sola, sin que perdiera el mensaje que el video reforzaba, podríamos decir que, esas canciones, eran dos productos, el musical y el audiovisual, que podían ser disfrutados juntos o por separado.

Las estrellas pop son iconos de la cultura popular, eso nadie lo niega, pero la música, su obra, debería ser independiente, una canción pop se debe entender en toda su complejidad por medio de ondas sonoras, independientemente de la coreografía que, el artista, baile en su videoclip o en sus actuaciones.

Una estrella pop debería seguir siéndolo sin el maquillaje, la ropa excéntrica y sin la pose un tanto falsa que muchos de ellos adoptan. La estrella pop es un ser humano, como tú y como yo, y también se relajan, ríen y lloran, sin embargo, en su «papel» de estrella pop, tienen una pose que suele ser extrema, Lady Gaga es la excéntrica, Katy Perry era la coqueta, aunque ahora su personaje ha cambiado, Miley Cyrus, bueno, todos hemos visto el cambio de papel que ha tenido la señorita Cyrus.

El personaje que interpretan, hoy en día, es tanto o más importante que su música, porque su obra, no puede ser entendida sin su estilo personal.

Los artistas, cada vez más, son marcas, y como ellas se comportan, si no vende se elimina y se pasa a una que venda más, que atraiga al público.

Seguro que, queridos lectores, no sois ajenos a concursos de talentos como X-factor y similares, ¿cuántos aspirantes a estrellas del pop habéis visto intentando cantar y bailar al mismo tiempo como hacen sus estrellas?

Esto pasa porque la imagen que se vende es tan visual como sonora, el pop es un género procesado, todo está cuidado al milímetro, y todo es, quizá excesivamente, perfecto.

En la producción del pop se usan programas como autotune, melodyne y similares, para que la voz esté perfectamente afinada, esto se usa incluso en directo, y si amigos, todos lo usan. Además se retoca la batería para que esté perfectamente alineada con el beat, para ello se usa beatdetective, o similares, etc.

No me entendáis mal, son herramientas excelentes que ayudan mucho, pero cuando la música esta extremadamente procesada se aleja del factor humano, de la imperfección que hace la perfección.

Todo esto no es malo de por sí, pero si deja un mensaje un tanto contraproducente, la imagen de la perfección irreal. Las nuevas generaciones del pop, aprenden a hacer una música clónica que, junto a una imagen clónica, hacen que el mundo del pop no se sustente solamente con un cantante, su banda, y sus canciones. El pop ahora necesita espectáculo, necesita algo más que la música para llegar al público.

El caso del K-Pop

Si hay un género de pop que me genera dudas por el coqueteo constante que tiene con otros medios audiovisuales para reforzar sus mensajes, es el k-pop.

El pop coreano es una industria incipiente que mueve fans en todo el mundo, con un éxito casi sin precedentes, los idols del k-pop, no solo cantan, bailan, componen, tocan instrumentos a la perfección, etc, sino que además son modelos, actores, activistas en innumerables causas y aún les queda tiempo para atender a sus fans en diferentes medios, tanto en prensa como en internet.

Una canción de K-pop por sí misma, realmente no dice nada, no tiene nada de especial, no digo que estén mal compuestas, o interpretadas o producidas, simplemente es un producto comercial sin mensaje en la mayoría de las ocasiones.

Esto es porque el mensaje a transmitir con la música, necesita de una coreografía, de unos gestos del cantante, de unos colores y, a fin de cuentas, de un apartado visual que, en realidad, debería ser ajeno a la música, debería ser un extra que refuerce ese mensaje, pero que, cada vez más, se hace necesario para entender lo que el artista nos quiere decir.

La misma personalidad del cantante, o del grupo, es ahora un dato muy importante a la hora de «venderlo», de hacer que la gente lo siga y escuche su música, cuando su obra debería ser independiente del tipo de personalidad que tenga el artista, porque la música por sí misma es expresión sincera, se supone, de la personalidad del intérprete.

La canción que escuchamos en el video anterior, «Look at your game , girl» es una versión de Guns and Roses de una canción escrita por Charles Manson, si lo pensáis, hoy en día esta canción no habría visto la luz.

Conclusión

La música pop ha cambiado mucho a lo largo de los años, comenzó aguando la fórmula de otros géneros para hacerlos más accesibles al gran público, pero con el paso del tiempo, se ha convertido en algo más, se ha convertido en un arte que parece trascender al mundo de la música como medio de expresión, para extenderse por otras artes audiovisuales y sociales.

El pop ya no es música querido lector, el pop es algo más, el pop es una cultura, un arte tan visual como sonoro, tan artístico y estético como cruel con sus estrellas.

Quizá su fuerte no sea la música, bastante sencilla y predecible en algunos casos, su especialidad es la manera de crear toda una cultura que inunda las artes y los medios, capaz de cambiar el comportamiento de los más jóvenes.

Una cultura que se debería estudiar como fenómeno social que trasciende a las artes convencionales para convertirse en un todo, para convertirse en cultura de calle, en comportamiento social, en crítica al orden establecido por todos los medios habidos y por haber, y en última instancia, en la cultura popular.

Nos puede gustar, o no, pero el pop, ha dejado de ser música

¡Larga vida al Pop!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *